Documento sin título
John Katzenback
UN FINAL PERFECTO
«Es lo que considero interesante, poder explorar las avenidas del miedo mientras estoy escribiendo y, de hecho, en este libro lo he hecho, he explorado lo que es el miedo»

Entrevista a John Katzenback. Un final perfecto

 

Para empezar cuéntanos cómo salta la chispa de la idea para esta novela.

La idea me vino hace unos años cuando estaba dando un discurso y una persona del público me preguntó cómo entraba la familia en todo esto de ser un gran autor. Pensé que era una pregunta interesante y empecé a pensar en todo ese mundo, de hecho me puse a leer cuentos, cuentos de familia y me llegó la inspiración para escribir el libro.

 

¿Por qué pelirrojas, tienes algo en contra de ellas?

No, todo lo contrario, me gustan (risas). Cuando estaba diseñando todo el carácter psicológico del Lobo Feroz, tanto el personaje, como yo, nos dimos cuenta de que elegir a esas tres pelirrojas daría la notoriedad y la fama que necesitaba el Lobo Feroz.

 

Haces referencia al cuento de Caperucita Roja para expresar lo que sienten las chicas en su angustia de sentirse perseguidas y acosadas, ¿por qué concretamente este cuento?

Todos los cuentos me resultan interesantes porque todos contienen algo de inmoralidad, un cierto aviso ante un peligro sobre la conducta humana. Este, en concreto, me resulta más interesante justamente por lo que es el personaje del Lobo Feroz, porque necesita estar cerca de Caperucita, necesita conectar con ella antes de comérsela y eso es, justamente, lo que me resultó interesante, esa conclusión.

 

¿Para cuando una novela donde la mujer sea la asesina y no la victima?

Ummm. Puede que pronto, puede que no. Lo que me preocupa es en sí la historia y no tendría ningún problema en que fuera la mujer la asesina. Ya se verá.

 

¿A las mujeres nos cuesta más matar?

Sí, creo que sí. Aunque a lo largo de la historia ha habido muchas mujeres que han sido asesinas y han tenido mucho éxito. Explorando en ese sentido en las tres mujeres, en las tres pelirrojas, cuando están considerando matar al lobo, me di cuenta de que las mujeres tienen una percepción diferente de lo que es el proceso del asesinato.

 

Entrevista a John Katzenback. Un final perfecto¿De verdad piensas que existe el crimen perfecto?

Depende de lo que entendamos por crimen perfecto. De la definición. Considero que este título es bastante agradable por la ironía que supone. Si como perfecto entiendes el crimen del que vas a salir ileso, sin que te pillen, puede pasar; pero si concibes más en el aspecto psicológico respecto de las emociones, entonces es difícil que haya un crimen emocionalmente perfecto.

 

El thriller psicológico se vive en cada una de tus obras y se nota que lo dominas muy bien, ¿de dónde sale tu afición por este tipo de literatura?

Pues en esta historia en concreto, y en este tipo de historias, simplemente me vienen a la imaginación, nos es que me guste más o me guste menos. Por alguna razón hay algo dentro de mí que me lleva a escribir este tipo de historias. Algunos autores tenemos el poder para pasar de la historia a la novela y este paso se da cuando hay una explosión que te lleva justamente a la historia que quieres contar y que necesitas contar.

 

¿Hay que ser un poco psicópata para escribir sobre psicópatas?

¡Oh sí! (risas). Pienso que en cada uno nosotros hay una combinación de bueno y malo, de luz y de oscuridad; y desde siempre, sobre todo desde la época que fui periodista, me fascinó el lado oscuro que es la parte mala de la naturaleza humana y ahora como autor es lo que estoy explorando, estoy explorando ese lado oscuro.

 

¿Entonces ha influido en algo que fueras periodista judicial, y lo que eso conlleva a la hora de escribir los artículos para la prensa, en que te decantaras por este tipo de novelas?

Sí, aquellas historias que escuché en mi época de reportero eran historias reales y, aun así, tenían mucho más de oscuro de lo que tienen mis novelas. A menudo veía lo que era una tragedia real. En toda novela hay un lado de esperanza, tiene que haberla, mientras que cuando era reportero no la había.

 

¿Entonces opinas que es más cruel la realidad que leemos en los periódicos que la ficción de las novelas de terror?

Sí, sí que lo es aunque no todo el mundo se da cuenta de ello. La vida es extraña y esa es la razón por la que existe el periodismo. Yo, en concreto,  quiero captar algo de esas extrañezas y esa rareza de la vida en mis novelas para ayuda a mantener la tensión y la intensidad de los sentimientos de los lectores.

 

Entrevista a John Katzenback. Un final perfecto¿Has escrito algo o piensas escribir con otro estilo que no sea novela negra?

Me gustaría escribir una comedia, un libro cómico, pero simplemente nunca se me ha ocurrido. Lo único que quiero hacer es escribir el mejor libro que pueda y simplemente pienso en eso, que lo estoy haciendo lo mejor que puedo, pero bueno, voy despacio.

 

Trasluce en tus obras tu afición por el juego psicológico, ¿el ser humano es tan maleable como parece en tus novelas?

Sí, sí. Es un asunto complicado e intrigante. En alguno de mis libros me gustaría escribir sobre alguno de estos estudios que se hacen en las escuelas como qué es lo que da miedo a la gente o cómo reacciona nuestro cuerpo ante el miedo. Y eso es lo que considero interesante, poder explorar las avenidas del miedo mientras estoy escribiendo y, de hecho, en este libro lo he hecho, he explorado lo que es el miedo.

 

¿Crees que se puede perder la cordura cuando el miedo supera la capacidad de control?

Sí, de hecho pasa, lo que no quiero es asustar tanto a mis lectores que dejen de leer el libro, pero el miedo absoluto puede dar lugar a acciones impredecibles a ciertas personas y que van desde ese miedo tan grande y tan intenso que no se puede mover, a ese otro miedo, también muy intenso, en el que necesitan abandonar el sitio donde están y huir. De todos modos, hay gente más inteligente que yo que está haciendo investigaciones sobre este tema.

 

¿A qué tiene miedo John?

Todo autor, todo escritor, tiene miedo a esa situación en la que se encuentra el personaje, esa situación en la que no puede escribir, en la que no tiene ideas. No importa si tienes mucho éxito o tienes poco, todas las mañanas me levanto con el miedo de no tener una historia que contar.

 

¿Qué sentiste cuando tu primera novela fue llevada al cine? Llamada a un reportero basada en Al calor del verano

Es algo amargo, bueno algo agridulce. En la pantalla veía cosas que me recordaban algo que yo había imaginado y era tal cual las había imaginado, pero había otras cosas que eran completamente diferente a como yo las veía en mi cabeza. Siempre hay partes buenas y partes malas, resulta complicada la relación que mantengo con las películas. Por eso tiene algo de bueno y algo de malo.

 

Una pregunta que casi siempre hago a los autores: ¿cuál es tu gran manía a la hora de ponerte a escribir?

(Risas) Bien, yo pienso que no tengo ninguna manía, pero todos los demás piensan que sí. Lo único extraño que me pasa es que cuando estoy escribiendo una novela, siento que los personajes están en la misma habitación que yo, lo siento de verdad, siento que me susurran, que me hacen sugerencias, me dicen haz esto, haz lo otro. A todo el mundo le parece extraño, para mí no, a mí me resulta de lo más normal.

 

Entrevista a John Katzenback. Un final perfectoY sobre el John del día a día, ¿cuáles son tus hobbies?

Me gusta mucho pescar, pesco con un tipo especial de caña y me encanta pasar el tiempo haciéndolo para ver las especies extrañas.

 

¿Qué es aquello de lo que nunca entendiste el porqué?

¡Buena pregunta! Algo que nunca entenderé es cuando se rompe el corazón de algún modo, por cualquier cosa que lo cause, porque no eres afortunado, porque has perdido a alguien querido o quizá porque has roto con tu novio o novia; esa profunda desolación, esa completa tristeza y cualquier causa que la haya causado es algo que me resulta muy difícil de entender. Sabes por qué, sabes por qué ha pasado, pero no sabes realmente como la causa crea esa tristeza tan grande.

 

Si fueras un color ¿cuál serías?

Mi mujer dice que soy muy azul y muy negro, puede que esté en lo cierto, pero la semana que viene igual soy de color escarlata o de cualquier otro color, según la habilidad que tenga de cambiar, me gustaría ser un camaleón. Todos los escritores son camaleones.

 

Y si te pudieras transformar en un objeto sería…

¡Otra buena pregunta! Estoy pensando mucho. Me gustaría ser un porsche porque es muy rápido y muy eficiente.

 

Hablando de cuentos y volviendo a la historia… si yo fuera el genio de Aladino, ¿qué deseo me pedirías?

Lo más fácil sería pedir paz para todo el mundo y, como en Navidades, la bondad para todos, pero realmente si pudiese hacer más, querría las mismas oportunidades e igualdad para todo el mundo. Que todo el mundo pudiesen ser lo que ellos quisiesen.

 

Dime con dos palabras únicamente, y en tu condición de americano, tu opinión sobre la reciente reelección de Obama.

Eufórico y optimista. En español, a lo mejor, son más de dos (risas).

 

Fina Grau

 

 .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.