ENTREVISTA

  • Lorenzo d’ Medici
    LAS CARTAS ROBADAS
  • «El verdadero enemigo no es la crisis, el verdadero enemigo es el libro digital»
  • Entrevista a Lorenzo de´ Medici. Las cartas robadas

     

    ¿Por qué la gente debería leer Las cartas robadas?

    Porque yo creo que es el libro del verano. He leído las críticas esta mañana que salen en Internet y hablan de una «apasionante novela histórica». Entonces, yo creo que es una apasionante novela, pero que de histórica tiene poco, en el sentido de que la parte más importante del libro es la parte actual y no la histórica. El thriller está en la parte moderna. Es interesante la parte histórica porque hablo de Rubens, de María de Medici y de lo que ellos hacen. Se entiende perfectamente donde termina la verdad, pues son personajes reales, y donde empieza la novela, que es siempre el punto más difícil. Yo soy muy riguroso en todo esto. En el momento yo escribo que ella le encarga a Rubens una comisión especial, queda claro que eso no puede ser verdad. Ahí empieza la ficción.

     

    ¿Qué hace a este libro distinto al resto?

     Primero es distinto porque lo he escrito yo. (Risas) No, en serio, la verdad es que he escrito este libro con un guiño a las mujeres, como siempre, porque son mis protagonistas favoritas, y lo he escrito en el contexto de escribir un libro para el verano; que la gente se entretenga leyéndolo, que tengan ganas de llevárselo a la playa, darse un baño y al acabar retomar la lectura, porque un capítulo lleva al otro. Pienso que ha sido un éxito hacerlo así. Primero he escrito la parte histórica, luego escribí la parte moderna y al final las entrelacé.

     

    Ha escrito ya varios libros sobre los Medici.

    Sí, me obligan.

     

    ¿Aún queda mucho mármol en esa cantera?

    Sí. Quedan muchas historias, algunas divertidas. Voy sacando en cada libro un personaje diferente para no hablar siempre de los mismos, y sobre todo me gusta sacar personajes históricos, pero que no son tan conocidos como María o Catalina de’ Medici.

     

    Entrevista a Lorenzo de´ Medici. Las cartas robadasO Lorenzo.

     Sí, pero a mí Lorenzo de Medici no me interesa para nada, pese a todo lo grande que ha sido. Yo tengo predilección por los miembros de mi familia que no son muy conocidos.

     

    ¿Vive un buen momento la literatura italiana?

    Es un momento muy difícil. La crisis toca a todos. Pero yo creo que el verdadero enemigo no es la crisis, el verdadero enemigo es el libro digital, porque en el libro digital hay mucha piratería, que en un libro impreso no existe a ese nivel. Nosotros también salimos en libro digital al mismo tiempo que con el libro impreso. Hay mucha gente que me ha dicho que le encanta la idea de comprar el libro, pero prefieren esperar a la versión de bolsillo, y esto te desarma un poco porque sale un año después. Pero yo debo decirte una cosa, yo tengo un público bastante fiel, y lo veo porque a través de mi página web me escriben mensajes preguntándome por el siguiente libro, cómo se llamará, de qué tratará.

     

    Esos sí que compran a la salida y no se esperan al de bolsillo.

    Sí, esos sí. Pienso que hay que mirar al futuro y no ver las cosas tan negras.

     

    ¿Qué otros intereses, a parte del propio recorrido histórico del apellido, motivan a Lorenzo de’ Medici?

    Acabas de decir algo erróneo. A mí el propio recorrido histórico no me interesa para nada. Estoy obligado a saberlo, pero no me interesa para nada, es un aburrimiento total.

     

    Entrevista a Lorenzo de´ Medici. Las cartas robadasPero aún así le da salida en forma de libro.

    Sí. Pero imagina, yo tengo sesenta años, y son sesenta años en los que te hablan de lo mismo. Menudo rollo ¿no?

     

    Sí, pero muchos de los libros que ha escrito son de temática similar.

    Sí. Pero es lo que me piden. Cuando vas a hablar de un nuevo libro con un editor te pregunta: «¿qué Medici vas a utilizar?». Es una condenación, una maldición.

     

    Entonces ¿cuáles son los intereses de Lorenzo de’ Medici?

     A mí me interesa todo y nada. Pinto, me interesa mucho el cine, la comunicación; no miro la televisión, aunque hago televisión, y creo que es precisamente por eso. Nunca me aburro. Me gusta mucho leer. En este momento siento predilección, como todos creo, por los autores de thriller escandinavos. He descubierto un noruego muy interesante, sin dejar de lado los habituales conocidos suecos. Entre unas cosas y otras voy muy ocupado.

     

    ¿Qué rasgos familiares que conserva le hacen sentir más orgulloso del apellido?

    Lo curioso de llevar este apellido es la buena imagen que tenemos después de quinientos años, siempre la gente nos ve con mucho glamour, con mucha historia, en calidad de mecenas. Han sobrevivido más cosas buenas que malas, y esto es lo que me enorgullece.

     

     Y ¿hay algunos por los que sienta vergüenza?

    En realidad no. Primero porque soy un sinvergüenza, y segundo porque los motivos para avergonzarse, asesinatos entre primos, historias de venenos, pertenecen a otra época. Los verdaderos delincuentes de la historia son los Borgia: cómo se comportaron, la actuación del padre con los hijos, etc. No me avergüenzo de nada porque todo esto pertenece a otra época, si hubiese pasado en los siglos XIX y XX igual sí que tendría motivos para avergonzarme.

     

    Entrevista a Lorenzo de´ Medici. Las cartas robadas¿A qué aspira un Medici en la actualidad?

    A tener éxito con sus libros, porque cuando tú vives y naces con nombre y apellidos conocidos no es difícil, sino imposible hacerte un hueco. Mi padre, que se llamaba Lorenzo, decía siempre: «yo soy famoso en el mundo entero pero muy poco conocido», y me afecta a mí también. Yo con los libros he intentado forjarme mi propio hueco. Lo estoy consiguiendo poco a poco, y no sé si lo conseguiré antes de morirme. Es muy difícil nacer con la calle ya hecha.

     

    ¿Qué queda de la ambición de los Medici?

    La ambición de los Medici es mantener esta imagen tan alta que hemos tenido. Mantener el listón. Porque no se puede defraudar a la gente. Cuando viajas a Norteamérica, Sudamérica, Europa, Japón, en cualquier país del mundo, y hablan de los Medici noto todo esto. Yo lo veo cuando me piden el pasaporte y me quedo alucinado, porque nos siguen conociendo.

     

    Forman parte de la historia del mundo

    Es la historia del mundo. Es impresionante llegar a un hotel en Bangkok y que el empleado del hotel sepa quién eres, o llegar a inmigración en Nueva York y la gorda americana diga: «are you a Medici from Florence?». Esto me maravilla. Hay que mantener el listón alto o, por lo menos, no ensuciarlo.

     

                                                                                                     Juan Español


    .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.

  • Volver